Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Ciento y pico de cosas que hacer en Caracas

Hola, Hola! Saben que me encanta de Caracas? El montón de actividades que se pueden hacer los fines de semana (sí, se que he hecho mención de esto otras veces pero no me canso de recalcarlo), navengando ociosamente por la red me topé con una lista un tanto viejita "101 cosas que hacer en Caracas antes de morir" y me he propuesto cumplir con ella, así como también agregar una que otra actividad. Por el hecho de ser una lista viejita, hay locales que ya no existen pero prometo hacer lo que más se le parezca. Abajo la lista y mis check, resulta que ya he hecho unas cuantas:


1. Subir al teleférico y admirar desde arriba a Caracas.
2. Comer de madrugada una arepa o un perrocaliente.
3. Subir por Sabas Nieves.
Esta fue mi primera actividad considerada netamente caraqueñista, así estrené mi nueva residencia.
4. Montarse en un mototaxi.
5. Descubrir los jardines del Centro de Arte La Estancia. Y si haces yoga, mejor.
6. Visitar el Club Social Chino (El Bosque) un domingo y desayunar al est…

A falta de cloro... El Ávila es bueno

Hola, Hola! Sí, ha pasado un tiempito desde mi última publicación y digamos que la Mole tampoco ha continuado con mi legado. Sigo de aventura en aventura en la Capital y poco a poco adquiero más conductas propias de estos lados y me he familiarizado con uno que otro truquito para optimizar el tiempo durante las horas pico, es bastante normal que ande subiendo a una que otra estación del Metro para alcanzar un tren relativamente vacío. Una conducta que de verdad me rehúso a adquirir es ir lanzando coñazos para entrar al vagón; no, no, no... Eso es una animalada, y siempre hay niños y personas mayores a tu alrededor.
En el Metro de verdad que ves de todo y le puesto nombre a uno que otro personaje. Primeramente tenemos al Cristo, ese individuo que va en medio del tren con los brazos extendidos sujeto a los tubos a los lados del vagón. Está el que tiene complejo de cobrador de camionetica, el amigo que va en la puerta y se sale en casa estación y no me sorprendería que un día de estos gri…